Dalí, la última gran obra según los guionistas

Montse Aguer

Visitar el Teatro-Museo Dalí de Figueres es sumergirse en el universo de Dalí, en la evolución y la comprensión de su obra, pero también de la historia del arte, a la que hace constante referencia con un inmenso respeto de la tradición. Es adentrarse en el corazón de un laberinto sin orden cronológico, donde abundan las interpretaciones ya que, como admitía Dalí, el sentido de muchas de sus obras se le escapaba a él mismo. Es convertirse en espectador activo, en actor de un acto de creación, perenne y efímero a la vez. Es acceder a la posibilidad de personalizar la experiencia intelectual y/o el momento de ocio cultural que representa la inmersión en el espacio museístico, para acabar de dar un sentido a la obra, su sentido por excelencia.
La Fundación Gala-Salvador Dalí ha querido hacer que este espacio, este teatro de la memoria, sea accesible al mayor número posible de personas, con ambición, esforzándose por mostrar una determinada manera de concebir el arte y la creación, más que limitarse a la explicación de una obra.
Con este documental hemos querido evocar a Salvador Dalí, su obra, su pensamiento, su personaje, pero también su última gran creación: el Teatro-Museo Dalí. Un lugar donde proyectó su universo, al que consagró todo su esfuerzo y que sintetiza una vida entera dedicada al arte.

 David Pujol

Teatro de la memoria, arquitectura para soñar, un mundo de ilusiones ópticas, "museo imperialista y surrealista" en palabras del propio Dalí, son algunos de los conceptos que al trabajar en el guión con Montse Aguer salían a relucir habitualmente, así que uno de los principales retos fue cómo abordar visualmente un espacio con tales definiciones. No fue un proceso fácil pues una vez en el interior, las obras cobraban vida, los reflejos y los juegos de la luz del sol, lo cambiaban todo cada diez minutos, ya que el Teatro-Museo es un espacio repleto de trampas visuales y no fue hasta fracasar en las primeras filmaciones que nos dimos cuenta de que Dalí sigue jugando con nosotros desde el más allá. Su legado visual está en perpetuo movimiento, nada es estable, sus obras se mezclan con los brillos y parece, cuando las contemplas más de diez minutos, que te invitan al caos y a la confusión contemplativa. Por primera vez hemos filmado las obras del museo Dalí dejándonos llevar por la ingravidez creativa legada por el  propio Dalí en su Teatro-Museo. Las intervenciones de Montse Aguer y del pintor Antoni Pitxot, amigo íntimo del artista y director del Teatro-Museo, se mezclan con las del propio Dalí y los tres en perfecta armonía nos desvelan algunos de los secretos de la última gran obra de Dalí: su museo.