Búsqueda avanzada
Haz clic aquí para ver el Índice de Colecciones
Anterior Resultado 66 de 233 Següent

© Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí, Figueres, 2017

© Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí, Figueres, 2017

Núm. cat. 861

Retrato de Frank Brian Mercer

  • 1973
  • Óleo sobre tela
  • 110 x 94 cm
  • The Royal Society, Londres
  • Firmado y fechado en la parte inferior derecha: Salvador Dalí / 1973
  • Firmado en la parte central izquierda: Dalí

Brian Mercer

Legado por Brian Mercer en 1998

Dalí explica en un manuscrito, conservado en una colección privada, cómo imaginó este retrato: “Mi concepción del retrato del señor Mercer es haberlo representado ensimismado en un ensueño de invenciones imperialistas. Está presente en la luz del Mediterráneo, donde tuvieron lugar las sesiones definitivas del retrato, pero su espíritu planea entre las constantes imaginaciones inventivas y mecánicas de su inquieto espíritu, que en el cuadro se aserena hacia una tranquilidad y estabilidad espiritual. La técnica se aproxima a la nueva tendencia de Dalí, que es la confluencia del clasicismo y del hiperrealismo, después de su larga marcha surrealista.” (Salvador Dalí, Enrique Sabater, “A Sabater con un abrazón en el Quin Elisabet”, Umberto Allemandi, Torino, 1998, p. 58).

Descharnes, Robert | Néret, Gilles, Salvador Dalí, 1904 -1989, Benedikt Taschen, Köln, 1994, pág. 634

Sabater, Enrique, "A Sabater con un abrazón en el Quin Elisabet". Dalí, Umberto Allemandi, Torino, 1998, pág. 77 (imagen indirecta)

Procedencia

Brian Mercer

Legado por Brian Mercer en 1998

Observaciones

Dalí explica en un manuscrito, conservado en una colección privada, cómo imaginó este retrato: “Mi concepción del retrato del señor Mercer es haberlo representado ensimismado en un ensueño de invenciones imperialistas. Está presente en la luz del Mediterráneo, donde tuvieron lugar las sesiones definitivas del retrato, pero su espíritu planea entre las constantes imaginaciones inventivas y mecánicas de su inquieto espíritu, que en el cuadro se aserena hacia una tranquilidad y estabilidad espiritual. La técnica se aproxima a la nueva tendencia de Dalí, que es la confluencia del clasicismo y del hiperrealismo, después de su larga marcha surrealista.” (Salvador Dalí, Enrique Sabater, “A Sabater con un abrazón en el Quin Elisabet”, Umberto Allemandi, Torino, 1998, p. 58).

Bibliografía

Descharnes, Robert | Néret, Gilles, Salvador Dalí, 1904 -1989, Benedikt Taschen, Köln, 1994, pág. 634

Sabater, Enrique, "A Sabater con un abrazón en el Quin Elisabet". Dalí, Umberto Allemandi, Torino, 1998, pág. 77 (imagen indirecta)