Fundación Gala-Salvador Dalí


Buscar en la web
Buscar    
 Estás en: Portada > Servicios > Centro de Estudios Dalinianos > Artículos publicados > Referencias mitológicas  
CENTRO DE ESTUDIOS DALINIANOS Imprimir

Artículos publicados


Referencias mitológicas en la obra de Salvador Dalí: el mito de Leda

Rosa M. Maurell
Centro de Estudios Dalinianos
Hora Nova, 30 de mayo de 2000


Tanto en la obra escrita como en la obra pictórica de Salvador Dalí aparecen numerosas referencias mitológicas; en esta ocasión nos fijaremos en el mito de Leda.

 

El óleo titulado Leda atómica (1949) se halla expuesto en la Sala del Tesoro del Teatro-Museo Dalí de Figueres. Salvador Dalí se inspiró en el mito clásico para realizar esta obra. La versión más popular cuenta que Leda era hija del rey de Etolia, Testio, y de Eurítemis. Leda se casó con Tindáreo, quien expulsado de Ladecemonia, fue acogido en el palacio de Testio. Zeus, padre de los dioses, se enamoró de la bella Leda y, como ésta no le aceptaba, se transformó en cisne. Se dice que la misma noche que Tindáreo se unió a Leda también lo hizo Zeus, en forma de cisne; de la unión del cisne y Leda resultaron dos huevos, y de cada uno de ellos nacieron gemelos: Cástor y Pólux—conocidos como los Dioscuros—y Helena y Clitemestra, uno de cada pareja era mortal y el otro inmortal.

 

Dalí empezó a trabajar en su Leda a partir de 1945, en los Estados Unidos; el cuadro representa a Leda, vista de frente, sentada en un pedestal, y con la mano izquierda rozando un cisne que se le ha acercado como para besarla. Alrededor de la figura principal podemos observar diversos objetos, como un libro, una escuadra, un huevo que podría representar el fruto de la unión del cisne con Leda del cual nacieron los gemelos. Como fondo vemos las rocas del Cabo Norfeu, situado entre Roses y Cadaqués, a ambos lados, que sirven de referente de su tierra. 

 

Leda atómica está pensada siguiendo la divina proporción según Luca Paccioli, del Renacimiento italiano. Leda y el cisne se inscriben en un pentágono en el interior del cual se ha insertado una estrella de cinco puntas de la cual Dalí realizó diversos estudios. La armonía de las referencias ha sido calculada por el artista según el matemático Matila Ghyka que entonces enseñaba en la Universidad de San Diego. Sus trabajos demuestran que la divina proporción es el fundamento de toda obra. Dalí, en contra de lo que piensan sus contemporáneos, que las matemáticas distraen / interrumpen la inspiración artística considera que cualquier obra de arte para serlo debe fundamentarse en la composición, en el cálculo.

 

Su esposa y musa le sirvió de modelo y en la interpretación daliniana del mito vemos que el amor se trata de una forma más espiritual que en otros pintores que han visto la vertiente más carnal del mito, la unión física de Zeus-cisne y de Leda, como por ejemplo Miguel ángel o Nicolás Poussin. Todo es etéreo, ningún elemento se toca con otro ni tan solo el mar con la tierra. En realidad el pintor en su obra Rostros ocultos ya nos habla de un amor intenso sin contacto físico, que él llama cledalismo. En otras obras de Dalí como la Madona de Port Lligat (1952) o Figura rinoceróntica del Ilisos de Fidias (1954) también las figuras centrales están en levitación.

 

Siguiendo con el mito clásico se dice que Dalí se identificaría con Pólux y que su hermano muerto, Salvador, podría representar al hermano gemelo mortal, Cástor, y de la otra pareja su hermana Ana María sería la mortal Clitemestra y Gala la divina Helena, la belleza de la cual era tal que provocó la guerra entre el pueblo griego y el pueblo troyano.

 

El pintor puede identificar fácilmente a su esposa con Helena porque es para él su motivo de inspiración, contemplándola es capaz de crear obras sublimes.

 

Finalmente, Salvador Dalí, en uno de sus escritos nos dice cuál es la finalidad de su obra: “Empecé a pintar la Leda Atómica que exalta a Gala, la diosa de mi metafísica y conseguí crear el ‘espacio-suspendido’”.

© 2010 - Fundación Gala-Salvador Dalí - Todos los derechos reservados - Aviso Legal - Privacidad - Créditos